Aunque la realidad es que muchas madres y padres no pueden hacer mucho al respecto, porque no hay posibilidad de decidir, hace ya muchos años que existe un debate alrededor de la crianza de los hijos, en el que se valora si es mejor que los niños estén en casa con su madre y/o su padre (en el caso de parejas hetero), o si es mejor que vayan a una escuela infantil.

Este debate ha vuelto a encenderse porque a principios de octubre Pedro Sánchez hizo un anuncio sorprendente: la igualación de los permisos de maternidad y paternidad, junto a un proyecto de universalización de las escuelas infantiles 0 a 3 años, o lo que es lo mismo, ofrecer una plaza de escuela infantil a todos los bebés a partir de las 16 semanas de vida, como medida de conciliación.

Más información