La depresión posparto es la patología materna más frecuente. La sufren al menos una de cada 10 madres en países industrializados, el doble en países en desarrollo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Algunos expertos elevan el porcentaje hasta el 35%. El estigma que arrastran las enfermedades mentales, y en este caso, por partida doble al producirse en un momento en teoría feliz, hacen que esté infradiagnosticada. “Las madres no lo suelen decir espontáneamente, y muchos profesionales sanitarios no están formados para detectarla”, explica Ibone Olza, psiquiatra perinatal e infantil.

Más información