Mucho se ha hablado, y escrito, sobre los beneficios de la lactancia materna, de lo bueno que es para el bebé y también para la mamá, sobre cómo fortalece el vínculo entre ambos. Sin embargo he leído poco sobre los beneficios que conlleva para el medio ambiente. Si miramos la lactancia materna con las gafas de la sostenibilidad, dar la teta es lo más ecológico: no genera residuos, no contamina, no consume recursos naturales y, además, sale gratis.

Más información